Se dice, que el trabajo mentar acaba más rápido con las personas, que el trabajo físico; pero, hay algo que me vino a la mente hoy y quiero compartirlo, y es el meterse en la vida de los demás tambien causa daño irreparable tanto físico como mental.
Hay, grupos de personas, como los que tienen sus mentes ocupadas, otros que tienen un grado de sinceridad alto, y los más felices que son los que viven una vida con sus corazones satisfecho con lo que tienen.
Las estadísticas, dicen que ellos no se meten jamás en la vida de los demás; ahora bien, quieres que nadie se meta en tu vida, rodéate de personas sinceras o de mentes ocupadas, o de aquellas que tú sabes que tendrán un corazón satisfecho. ¿lo encontraremos?
Recuerda El Señor dice, que el mundo tiene que degenerar cada día más, por lo que será cada día más difícil encontrar personas con esas cualidades: porque, esa es una primicia para que El Señor, venga a buscar Su Iglesia, pero además nos dice que la lucha no es contra sangre ni carne.
Analízalo. La felicidad, esta en tu corazón, está en tu decisión, “el poder ser enteramente feliz”.
Dios te siga bendiciendo grande y ricamente.