Dios te pide. Que aprendas a compartir contigo mismo

Hoy estaba pensando en una palabrita que hacía tiempo no me venía a la mente, y es exagerar, que significa Que sobrepasa los límites de lo verdadero, natural, normal, justo o conveniente, cuando hablamos o hacemos algo; pero, cuando digo, delante de La Presencia de Dios de que mi deseo es, que Dios los bendiga exageradamente a cada uno de los que hoy han sintonizado, puede ser que en su momento sea una realidad, y esa realidad pudiese suceder en muchos de los que se unen conmigo en Radio Luz Miami 1080am, o los que de una u otra forma comparten conmigo a través de Face Book, lógico, La Palabra de Dios nos dice, cuando logremos hacer progresar nuestra alma grande y ricamente. Es por lo que hoy puedo decir que Dios les bendiga exageradamente.

Yo haré todo lo que este de mi parte para que Dios, canalice a través de mí, las enseñanzas necesarias para que eso suceda, es por lo que le repito que Dios me los siga bendiciendo grande y ricamente

Amados mio, este comentario con el que vamos a comenzar no solo es interesante, sino que también es educativo, porque tú puedes ser feliz, como te lo estoy diciendo “tú lo puedes ser”, si realmente aprendes a compartir contigo mismo.

Pero primero, vamos a buscar credibilidad de lo que vamos a comentar, y para eso quien mejor que el Apóstol Juan, Juan para Jesucristo era el discípulo amado, fue el único que pudo recostar su cabeza en el pecho de Jesucristo, fue a quien le entrego a su madre terrenal para que la protegiera y cuidara, cuando partió de regreso Al Reino, pero además de eso fue Al Apóstol Juan, a quien le fue dado en revelación el libro de Apocalipsis, llamado también el libro profético de los tiempos finales.  Mirando la veracidad de la relación con Dios del Apóstol Juan. Vamos a ver lo que nos dice con relación a “cómo tu podrías ser feliz, si aprendieses a compartir contigo mismo”.

El propio Juan nos dice en 3Juan 1:2 Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, ““así como prospera tu alma””.

Estoy seguro de que todos los que se han conectado con nosotros hoy, su deseo es prosperar, pero no saben cómo lo pueden hacer; bueno, lo primero, es comprender que tendríamos que hacer “para hacer prosperar nuestra alma”.

Ahora bien, cuando Juan nos habla de hacer prosperar nuestra alma, está hablando de algo que existe en nuestro sistema interior, y que está reflejado en Gálata 5:22-23 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; {pero además nos dice} que contra tales cosas no hay ley. Que nos quiere decir este final, que cuando puedes compartir el fruto del espiritu que está en ti, es porque este fruto del espiritu floreció en tu vida, y nada de lo que podría debilitarte funcionaria, porque ese florecer  en ti funcionaria como una Coraza Divina que te protegería contra los dardos del enemigo y es lo que provocaría que tu ser interior total y completo haga prosperar, no solamente tu sistema espiritual sino todo en ti. Te das cuenta

Amado hermano, te repito, si te fijan bien, Juan nos dice, más el fruto del espiritu es, y después menciona lo que realmente componen ese término de fruto del espiritu y después nos dice que contra esa cajita como la hemos definido no hay ley. Y eso lo dice porque son frutos celestiales que tienen que reflejarse en nuestro sistema terrenal.

Para que tengas una idea del Porque Dios dice, que no juzguemos al hermano. Comparándolo con lo que hemos hablado. Vamos, a lo que nos resultaría como lo más importante, PREGUNTA ¿que Dios nos dio, y que nos convierte en Su Imagen y Semejanza? ¡El Fruto de Su Espiritu! ahora bien, lo que Dios da es para canalizar para dar, pero como la entrega es de Dios a través de ti, esa entrega es incondicional; ahora bien, como esa entrega es incondicional, se le puede llamar, a esa incondicionalidad “fidelidad”, porque tiene que ser una constante en la vida no solamente del que la entrega sino del que la recibe.

Sabes porque, porque Dios tiene un Pacto establecido de alianza entre Él y los que lo aceptan; entonces, si tú tienes un Pacto con Dios y eres imagen y semejanza con Dios, el hermano tuyo que esta también dentro del Pacto, por consecuencia, es también imagen y semejanza contigo conforme lo es con Dios, porque está unido contigo en el mismo Pacto con Dios.

Analiza, que hasta juzgar en el silencio del alma es malo, porque Dios revisa también, esas intenciones en silencio, pero un día la sacara a la luz. Te das cuenta lo importante que es para Dios la fidelidad, y lo peligroso que es poner en tela de juicio lo que Dios más ama.

Amados mio, la ley del hombre exige fidelidad en los matrimonios, que, para Dios, tiene que ser super incondicional; ahora bien, eso nos lleva a un punto bíblico y Ley de Dios, la fidelidad tiene que ser para Dios por sobre todas las cosas, y la fidelidad para el prójimo igual que si fuese contigo mismo: redondeando, la misma entrega incondicional que le daras a Dios, tiene que ser igualmente al prójimo, pero también a ti mismo. Sabemos, de que esto es un proceso, entones esto es un proceso que tenemos que comenzar con sernos fieles nosotros mismos y vamos a verlos a continuación.

La humanidad les llama a los frutos del espiritu, características del hombre, todos tenemos esas características de amor de paz de gozo de fe de paciencia etc., pero algunos se le desarrolla unas más que otras, pero en si todas ellas tienen que estar ya desarrolladas cuando lleguemos a la Presencia de Dios, si eso es real si fuese asi; entonces, es el pecado el que adultera esas características o frutos del espiritu.

Que cosa es una característica en el ser humano, es una cualidad que da carácter y sirve, para distinguir a alguien de sus semejantes; ahora bien, si todos somos imagen y semejanza con Dios, todos debemos de ser semejantes entre nosotros mismos: entonces, si la felicidad proviene de Dios, podemos decir que depende de nosotros saber vivirla y compartirla.

Para poder definir esto, debemos tener un orden bíblico, y que sea reflejado en La Palabra de Dios el propio Juan nos dice en 1Juan 4:20-21 Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? Y nosotros tenemos este mandamiento de El: el que ama a Dios, ame también a su hermano.

Pero, aquí hay una situación, Dios da dos mandamientos sublimes de amar a Dios por sobre todas las cosas, y amar al prójimo como a uno mismo, por lo que nunca podrás amar a Dios, sino amas al prójimo y nunca podrás amar al prójimo sino te amas tú mismo, te das cuenta como esto es un proceso por el cual, la única manera que existe para poder conseguir la felicidad es a través de Dios.

Ahora bien, como esto es un proceso y todo proceso tiene un orden, vamos a enumerar los pasos para no perdernos. Vimos que, lo que constituye el fruto del espiritu le podemos llamar características, esas características que unidas forman el fruto del espiritu hay que desarrollarlas por separadas, pero a ese desarrollo se obtiene a través del trabajo realizado en ella, y si Dios nos dice que todo lo que nos dio es para entregar, su desarrollo depende de compartirlo, estamos claro que ese orden, es uno mismo el prójimo y Dios.

Quizás, te entre la duda, pero si Dios quiere que yo se lo dé a El todo por sobre todas las cosas, como lo hago “ANALIZA” Todos estamos aquí en la tierra bajo un proceso de restauración, nadie pueda darle a Dios lo que todavía no ha desarrollado, o lo que es lo mismo ““no lo ha santificado”” porque te digo santificado, porque mientras más se desarrolle en ti el fruto del Espiritu más prospera tu alma y por consiguiente, más se santifican, que no es otra cosa que dejar en ese camino de desarrollo espiritual, las partículas negativas del pecado, para cuando esté en su máxima expresión de amor de fe de paciencia de gozo de paz etc., será cuando único se la podrás entregar a Dios por sobre ti mismo por sobre tu familia en fin por sobre todas las cosas. Recuerda Dios te recoge a ti y tu restauración consiste en dejar fuera de ti las partículas negativas que adultera tu vida.

Dios no necesita, el amor la fe ni la paciencia de nadie adulterada, cuando los frutos que están en ti o tus características como dicen los que no tienen conocimientos bíblicos comienzan a santificarse, vas a tener menos necesidad de muchas cosas, y comenzaras a ver la felicidad en tu vida, porque comienzas a necesitar menos porque comienzas aprender que obedeciendo mas La Palabra de Dios te llevara a tener que pedir menos perdón.

Ahora bien, Hemos llegado a un punto que quizás pienses que tienes el cielo en tus manos, pero no es asi, esto es un gran camino y creo que es el más difícil por eso te lo explique primero.

Juan 3:16 nos dice, que de tal manera amo Dios al mundo que entrego a Su Hijo Unigénito, para que todos los que en El creyesen sean salvos y tengan vida eterna.

Amados, la felicidad puede ser eterna en tu vida si tú tienes la voluntad para alcanzarla, te voy a recordar algo importante, la Voluntad de Dios estará en tus manos, cuando tu voluntad este en las manos de Dios.

Algo parecido a esto se habló en vivo este domingo en Facebook y lo puedes encontrar por mi nombre Jorge Abreu. También nos puedes escuchar por Radio Luz Miami 1080am los sábados a las 5pm

Que Dios te siga bendiciendo grande y ricamente.

 

Dios te ama.